Octubre imágenes de Otoño

Modelo DOE
Encuentros del mundo nuevo
M. en A. Gpe. Martha Otilia Olvera Estrada.
Diseño, textos, guión, formato.

 
Objetivo: Los alumnos comprenderán la dimensión del cambio cultural que significó el descubrimiento, conquista y colonización de América por los europeos, liderados por España, que puso en contacto países, tradiciones e historias del mundo conocido.

Estrategia metodológica

El Maratón de las Américas: Se reproducen escenas del encuentro de culturas, combinando, desarrollando y haciendo significativos: conocimientos, habilidades, aptitudes y actitudes, mediante juegos, adivinanzas, resolución de enigmas, recuperación de narrativa y memoria social.
1ª. Estación Las cortes Europeas y Las tres carabelas, La Niña, la Pinta, y la Santa María.

Objetivo- Ubicación temporal y espacial.  

“… A fines del siglo XV, los sabios europeos conocían ya la existencia de otro continente porque tenían localizados 18 paralelos (de los 24 que existen); uno de estos sabios fue el cartográfo portugués Toscanelli. Colón, cartógrafo también, intentó que lo apoyaran los portugueses y  los franceses, sin éxito. Mas logró su objetivo, cuando convenció a  los reyes de España, Fernando de Aragón e Isabel de Castilla, de que su proyecto sería exitoso.

 Los españoles habían triunfado en la reconquista cristiana, luego de la invasión árabe que duró ochocientos años; en enero de 1492 había caído Granada, por lo que estaban dispuestos a la aventura de la conquista de territorios. La reina Isabel aunque no tenía dinero dijo  que empeñaría sus joyas. Fue así como Colón salió del puerto de Palos en agosto de 1492, con las tres carabelas, La Niña, la Pinta, y la Santa María, llegando a la isla de Guananí el 12 de octubre de 1492, cuando Juan De la Cosa, tripulante de “La pinta” gritó ¡¡ tierra!!. (…)  La expedición comandada por el Almirante Cristóbal Colón, parte del Puerto de Palos el 3 de agosto de 1492, en tres carabelas: La Niña (capitaneada por Vicente Yáñez Pinzón), La Pinta (gobernada por Martín Alonzo Pinzón) y a la cabeza: La Santa María, con Cristóbal Colón. Tecnología sugerida - Brújula y astrolabio.

 

Palos de la frontera – Provincia de Huelva en Andalucía, al suroeste de España.

 

2ª. Estación El descubrimiento ….

El 12 de octubre de 1492, Cristóbal Colón, al mando de las míticas tres carabelas, arribó a las costas de Guahananí, isla que sería conocida como San  Salvador a partir de esa fecha, la que se recuerda como la del descubrimiento de América.

Los primeros europeos que llegaron al mundo nuevo decían que estaban en el Catay, el actual Japón; en Cipango, China, o  en la India, por eso a los grupos humanos que conocieron les llamaron indios, palabra que se utiliza hasta la fecha.

 América es el nombre que se dio al nuevo mundo en honor al navegante italiano Américo Vespusio quien lo reconoció como tal, es decir, fue quien afirmó que estas tierras no eran parte de Asia, sino otro continente, igual o mayor que los ya conocidos.

Aquel 12 de octubre de 1492 Cristóbal Colón conoció a los nativos de la isla Guanahaní o “San Salvador”. Ellos se llamaban a sí mismos “lucayos” (isleños) y pertenecían al grupo de los taínos que se extendían por las islas Bahamas, Cuba y Santo Domingo. Un grupo de ellos presenció el desembarco de los españoles y su ceremonia de toma de posesión en nombre de los Reyes Católicos. Los aborígenes no se imaginaban el trágico destino que les esperaba. Muchos se acercaron con obsequios (papagayos, ovillos de algodón y azagayas) a Cristóbal Colón, quien al verlos tan pacíficos pensó en lo fácil que sería convertirlos al cristianismo. Los barbudos respondieron con gestos amistosos y les entregaron cuentas de vidrio y cascabeles.

Las carabelas anclaban frente a la isla Guanahani, a la que Colón bautiza como San Salvador; y creyendo en su teoría inicial de poder llegar a la India, nombra Indias Orientales a las islas encontradas al paso: Santa María de la Concepción, Fernandina o Juana (Cuba), Española (Haití y Santo Domingo)?

 

3ª. Las riquezas para Europa- Los metales maravilla

El oro y la plata de las Américas fueron las primeras riquezas que desataron la conquista y colonización por parte de las más poderosas naciones europeas, las que empezaron a luchar entre ellas por dominar los territorios. 

Desde un principio, los españoles buscaron el símbolo de la riqueza en la época: los metales preciosos, el oro y la plata. Los primeros intentos en las Antillas fueron desalentadores, pero, tras la conquista del continente, muy pronto se pusieron en explotación grandes minas de plata. Zacatecas en México y Potosí en el Perú son los ejemplos más importantes.

 

4ª. El Caribe - El oro blanco de  América y las frutas de colores

El Caribe es una región conformada por el mar Caribe, sus islas y las costas que rodean a este mar. La región se localiza al sureste del golfo de México y América del Norte, al este de América Central, y al norte de América del Sur. El oro blanco se llamó también al azúcar. A mediados del siglo XVIII el azúcar era la importación británica más grande que hizo al Caribe mucho más importante como colonia

 

Islas de las Antillas Mayores
·         Cuba

·         Haití

·         Jamaica

·         República Dominicana

·         Puerto Rico

 

Islas de las Antillas Menores
·         Antigua y Barbuda

·         Barbados

·         Dominica

·         Dependencias de Francia

o    Guadalupe (Departamento de ultramar)

o    Martinica (Departamento de ultramar)

o    San Bartolomé (Colectividad de ultramar)

o    San Martín (Colectividad de ultramar).

        Granada

 

·         Dependencias de Países Bajos

·         Aruba (parte del Reino de los Países Bajos)

·         Bonaire (parte del Caribe Neerlandés)

·         Curazao (parte del Reino de los Países Bajos)

·         Saba (parte del Caribe Neerlandés)

·         San Eustaquio (parte del Caribe Neerlandés)

·         San Martín (parte del Reino de los Países Bajos)

·         San Cristóbal y Nieves

·         San Vicente y las Granadinas

·         Santa Lucía

·         Trinidad y Tobago

 

5ª. Los nuevos sabores de América y de Europa

El descubrimiento de América tiene una gran repercusión en las cocinas de todo el mundo. Se descubrieron nuevos sabores, nuevas especias y otra manera de condimentar. Entraron nuevas medicinas, como las quina; nuevas drogas, como el tabaco y la coca; nuevas maderas como la caoba; nuevos colorantes y tintes, el añil a partir de este momento se obtiene del palo del Brasil; se introdujo el caucho y una nueva jardinería, por ejemplo, los higos chumbos y las pitas pasan a formar parte del paisaje del Mediterráneo:

Cacao – Chocolate.

Judías - Las judías eran uno de los alimentos básicos de los pueblos americanos.

Maíz - El maíz fue introducido a Europa por Hernán Cortés. Las crónicas relatan lo mucho que les sorprendió que en América hicieran pan con el maíz.

Patata - Hasta el final del XVIII, principios del XIX, no se introdujo en la cocina. En un primer momento fue considerada comida para cerdos y presidiarios. En la época de hambre del s. XVIII se intentó hacer pan de patata.

Pavo - Tuvo mucho éxito, por su plumaje y color llamo la tención. L

Tomate  Tuvo una introducción muy lenta. Primero fue una planta decorativa, la consideraban mágica y era considerada afrodisíaca.
Vainilla  - Vaina originaria de México. Se plantó en Madagascar y la Isla de la Reunión donde hoy en día hay una de las mejores vainillas.

De Europa: Vacas, cerdos, gallinas, chivos, borregos, trigo, aceitunas, etc.

 

Los productos de ida y vuelta:

Azúcar - Procedente de la India, conocido ya por los griegos, no se introdujo en Europa hasta la época medieval y fue considerado una especia muy valorada.

El café - En el siglo XVI era considerada bebida de infieles.

Más tarde llegarían a Europa muchas más plantas, como chirimoyas, aguacates, papayas, guayabas o la mandioca que tanto se utilizará en la industria.

 

6ª. Los piratas

La piratería es una práctica de saqueo organizado o bandolerismo marítimo, probablemente tan antigua como la navegación misma. Consiste en que una embarcación privada o una estatal amotinada ataca a otra en aguas internacionales o en lugares no sometidos a la jurisdicción de ningún Estado, con el propósito de robar su carga, exigir rescate por los pasajeros, convertirlos en esclavos y muchas veces apoderarse de la nave misma.

Las zonas de mayor actividad de los piratas coincidían con las de mayor tráfico de mercancías y de personas. Las primeras referencias históricas sobre la piratería datan del siglo V a. C., en la llamada Costa de los piratas, en el Golfo Pérsico. Su actividad se mantuvo durante toda la Antigüedad. Otras zonas afectadas fueron el Mar Mediterráneo y el Mar de la China Meridional. A diferencia de siglos posteriores, los piratas de la Antigüedad no buscaban tanto joyas y metales preciosos como personas. Las sociedades de aquella época solían ser en su mayoría esclavistas, y la captura de personas para ser vendidas como esclavos resultaba una práctica altamente lucrativa. Pero también se buscaban piedras preciosas, metales preciosos, esencias, telas, sal, tintes, vino y otros tipos de mercancías que solían transportarse en los barcos mercantes, caso de los fenicios.

Uno de los casos más conocidos de piratería contra las líneas de navegación lo protagonizó Julio César, que llegó a ser prisionero de los piratas cilicios (75 a. C.). Plutarco en Vidas paralelas cuenta que el jefe cilicio estimaba el rescate en 20 talentos de oro, a lo que el joven César le espetó: «¿Veinte? Si conocieras tu negocio, sabrías que valgo por lo menos 50». El cautiverio duró 38 días, en los cuales el rehén amenazó a sus captores con crucificarlos. Finalmente el rescate se pagó y el futuro cónsul de Roma fue liberado. Pero César cumplió su amenaza, y cuando recobró la libertad organizó una expedición, pagada con su propio dinero, durante la que apresó a sus captores y los crucificó a todos. Siguiendo la división historiográfica clásica podemos dividir a la Edad Media en Alta y Baja. En la primera, los piratas protagonistas fueron los vikingos y los árabes; en la segunda, el centro de atención se desplaza más hacia el Mediterráneo Oriental y la creciente expansión del Islam.

Junto con la actividad de los piratas que robaban por su propia cuenta por su afán de lucro, cabe mencionar a los corsarios, un marino particular contratado que servía en naves privadas con patente de corso para atacar naves de un país enemigo. La distinción entre pirata y corsario es necesariamente parcial, pues corsarios como Francis Drake o la flota francesa en la Batalla de la Isla Terceira fueron considerados vulgares piratas por las autoridades españolas, ya que no existía una guerra declarada con sus naciones.

Piratas, filibusteros, bucaneros o corsarios se llaman los navegantes exploradores, comerciantes, invasores y colonizadores de muchas de las regiones de América.

Los piratas fueron considerados bandidos temibles en un principio, pero para algunas naciones fueron la salvación económica al poner las tierras conquistadas, con sus riquezas, a la disposición de las casas reales europeas. En Inglaterra, la reina Isabel nombró

Los piratas ingleses fueron los más temibles porque atacaban a las naves españolas, cargadas de riquezas.  

 

 Francis Drake (Tavistock, Inglaterra, c. 1543 – Portoblo, Panamá, 28 de enero de 1596), fue un corsario inglés, explorador, comerciante de esclavos, político y vicealmirante de la Marina Real Británica. Dirigió numerosas expediciones navales contra los intereses españoles en la península ibérica y en las Indias, siendo la segunda persona en circunnavegar el mundo, tras Elcano. En una época en la que Inglaterra y España estaban enfrentadas militarmente, fue considerado como un pirata por las autoridades españolas, mientras en Inglaterra se lo valoró como corsario y se lo honró como héroe, siendo nombrado caballero por la reina Isabel I en recompensa por sus servicios a la corona inglesa.
Copyright ©2016 Colegio Diego Olvera Estrada, All Rights Reserved.